FANDOM


El ajedrez ha sido considera durante muchos años como un deporte de caballeros, un juego donde reina el respeto, la nobleza y el buen porte en cada partida. Existen una serie de recomendaciones muy lejos de ser reglas oficiales, pero que normalmente reflejan el nivel y buenos modales de un jugador, seguirlas no aumenta el nivel ni buen juego de nadie, pero realzan los valores positivos involucrados en el juego y muchas veces son de buen apoyo para el desarrollo de una buena partida.

Movimiento de piezasEditar

Un jugador experimentado conoce perfectamente al derecho y al revés el movimiento de todas las piezas en el tablero, es por ello que cuando realiza una jugada, mueve con delicadeza y normalmente con una suave desliz, la pieza que requiere mover, salvo que por supuesto, esto no sea posible debido a saltos obligatorios de otras piezas. Gestos comunes en jugadores que acaban de aprender a jugar hace poco como contar los tiempos a la hora de mover un peón dos casillas o seguir el recorrido completo en el movimiento de un caballo, es algo no muy bien visto.

Son también bastante mal vistos por jugadores experimentados, aquellos movimientos percibidos como agresivos, el uso excesivo de fuerza para colocar una pieza en el tablero tras su movimiento queriendo demostrar lo poderosa que es la jugada o bien golpear el botón del reloj con demasiada fuerza produciendo sonidos estridentes, todo eso se considera muy por fuera de la etiqueta de un buen jugador.

Molestar al oponenteEditar

Son muy mal vistas y muchas veces castigadas por el reglamento, aquellas conductas que busquen de alguna forma perturbar al rival. Buenos ejemplos son el caso del ofrecimiento de tablas con el tiempo del rival de forma reiterada, u otras conductas más inapropiadas como esconder una pieza que el rival necesita para una promoción de un peón. Todo ello puede llegar a considerarse irregular dentro del reglamento y tener sus respectivas sanciones. Suelen ser temas menores, pero tampoco muy bien vistos el juguetear con las piezas sacadas del tablero como si se tratasen de fichas de póquer.

Percepción de irregularidades e ilegalidadesEditar

Durante una partida oficial como en cualquier otro deporte, es posible que nos encontremos con alguna violación de las reglas por parte de nuestro oponente, son muy mal vistas todas aquellas conductas que respondan a dichas violaciones. Un ejemplo claro es cuando el oponente sin darse cuenta realiza el movimiento de una pieza clavada (jugada ilegal) y como respuesta el contrario captura el rey, lo cual es bien sabiddo que no puede hacerse en ningún momento. En todos los casos donde se presenten irregularidades va a ser más que recomendable detener el reloj y llamar al arbitro para que se haga cargo de la situación.

Finalización de la partidaEditar

No son pocos los ejemplos en televisión y películas que nos demuestran una forma de dar terminada la partida por rendición derribando a nuestro propio rey. La realidad es que los jugadores experimentados evitan totalmente este tipo de gestos, pues derribar piezas del tablero es otro acto visto como inapropiado. Tanto si la partida acaba por rendición nuestra, como en tablas por mutuo acuerdo u otra de las reglas que apliquen o cualquiera que sea el respectivo final, el procedimiento correcto es, como buenos perdedores, detener el reloj y ofrecer nuestra mano al oponente para un apretón de manos en señal de aprecio por su tiempo, esfuerzo y respeto en la partida que acaba de finalizar.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.